Pulgada a pulgada

Pues sí, el domingo pasado hubiera sido “un domingo cualquiera”… si no fuera porque se celebró la final de la Superbowl, el cuarto evento deportivo más seguido del mundo. Nunca he entendido bien el futbol americano, y sin embargo he sentido siempre cierto magnetismo hacia él. Creo que es un deporte del futuro, donde gladiadores se pertrechan con armaduras y cascos para salir al campo de batalla. Me parece duro, complejo y espectacular. Fruto de ello seguramente, una de mis películas favoritas es “Un domingo cualquiera” dirigida por Oliver Stone y donde Al Pacino lidera un reparto maravilloso. Se muestra en ella la cara profesional y personal más dura de este deporte (quizá por ello la NFL se negó a colaborar en el largometraje).

Pues bien, en esta película se encuentra desde mi punto de vista, una de las mejores escenas de motivación de equipo que he visto nunca. Nada de sargentos, nada de autoritarismo, nada de “¿De dónde eres soldado?…” simple motivación, opciones, autoridad y cohesión.

Y es esta: https://www.youtube.com/watch?v=lqE7Ggv3aHk

Tony D´Amato, el personaje de Al Pacino (que inicialmente estaba destinado a Robert De Niro) es el entrenador de un equipo roto y desmotivado, lleno de estrellas, luchas internas y factores externos que el equipo no controla. Lo que D´Amato decide es centrar sus energías en manejar aquello sobre lo que puede actuar; el desarrollo de su management toma forma durante toda la película y culmina en esta escena que como digo, es una perla de motivación, coaching y… vida.

El discurso comienza fijando un objetivo, en este caso: “curarse como equipo”, no habla de ganar (todavía) habla de algo mucho más profundo. Y como en un proceso de coaching, continúa describiendo lo que está pasando y donde están, alineando así esa realidad con la realidad del equipo. Utiliza un lenguaje simple y directo para después mostrar su lado más vulnerable al grupo, el líder se acerca a ellos y genera confianza. Es paradójico pero cuando un líder muestra sus debilidades al grupo que lidera, a menudo lo que obtiene es respaldo, confianza, cercanía y lealtad.

Después explica las opciones. ¿Qué pueden hacer? y aquí es donde toma protagonismo y significado la frase “pulgada a pulgada”, muy sencillo de entender. Habla del margen de error en la vida y en futbol, sugiere que reducir ese margen es el camino del éxito. El objetivo de “curarse como equipo” de repente tiene un objetivo más pequeño e inmediato: ganar esas pulgadas. En ese momento también ha hablado de “su mapa” (su realidad) contando que las cosas que pierdes en la vida, las valoras cuando las has perdido (¿seguimos hablando de pulgadas?) y advierte sutilmente de lo que puede ocurrir “…no llegas”. Sin embargo las opciones están alrededor, están en todo momento y todo lugar; llevado a la película “las pulgadas están en cada momento del juego”.

El zenith del discurso, es cuando les muestra el valor del equipo. Cuando pide que cada uno peleé por su pulgada, dice: “…porque sabemos que si sumamos esas pulgadas, eso es lo que va a marcar la (*) diferencia entre ganar o perder… entre vivir o morir”, su lenguaje corporal entonces toma aún más presencia, les habla en su idioma para luego pedirles que se miren a los ojos para “…ver a un tío dispuesto a ganarla (esa pulgada) con vosotros, vais a ver a un tío que se sacrificara por este equipo, porque sabe que cuando llegue la ocasión, vosotros haréis lo mismo por él. Eso es un equipo caballeros”. Les da la opción de trabajar en equipo, diluye la posibilidad de individualidades o motivaciones personales (algo presente en los miembros del equipo a lo largo de toda la película), un líder tiene la obligación de absorber incertidumbres y D´Amato lo hace con nota. El resto desemboca en una oleada de motivación y deseo por conseguir esas pulgadas.

Finalizo con una frase de Vince Lombardi (histórico entrenador de la NFL) con la que comienza esta película:

“Creo firmemente que el mejor instante del hombre, la mayor satisfacción de todo lo que ha querido, es cuando ha entregado su corazón a una buena causa y yace exhausto en el campo de batalla, victorioso”.

¿Qué es una buena causa? ¿Habla de sostenibilidad? ¿Qué es la victoria? Este tema lo trataremos otro día.

Un abrazo y feliz jueves.

Anuncios