¿Qué hago? Improvisa

“La creación espontánea es la razón por la que hay algo en lugar de nada, el porqué de la existencia del universo, el porqué de nuestra existencia”

Stephen Hawking

Improvisar significa realizar algo sin haberlo preparado con anterioridad, es una habilidad inestimable en el mundo del espectáculo, en el deporte, en la empresa y en la vida en general. En ocasiones la improvisación es un juego, y forma parte de eventos como los conciertos de jazz, el teatro o los monólogos. Pero existe otra improvisación de la que vamos a hablar hoy, aquella que es necesaria para solventar las amenazas que pueden afectar a nuestra persona o a nuestra personalidad.

Paradójicamente la improvisación también se prepara y se entrena, esto nos ayuda a reaccionar ante algo inesperado asimilando la posible aparición del estrés, con objetivo de encauzar la situación de nuevo a un escenario estable. Desde mi punto de vista para salir airoso de una situación que requiera este tipo de improvisación hay 3 reglas:

REGLA NUMERO 1: Prestar atención a la realidad.

La improvisación se entrena pero no es un estilo, es decir, lo ideal no es vivir en una improvisación permanente, sin embargo ayuda conocer que tu cerebro no va a bloquearse ni a entrar en pánico en una situación imprevista. La atención nos devuelve a la realidad, nos proporciona un objetivo y simplifica los pasos siguientes. Por eso el entrenamiento del que hablaba antes, debe encaminarse a que nuestro cerebro no reaccione sino que responda:

Diapositiva1 (2)

La reacción hizo que durante muchos años, los suelos se limpiasen con un paño húmedo atado a una escoba. La respuesta, llevó a Manuel Jalón a inventar la fregona, uno de los descubrimientos más universales que existen.

REGLA NUMERO 2: Utilizar las herramientas de las que dispones.

En cualquier situación imprevista hay a nuestro alrededor múltiples herramientas. Si aplicamos correctamente la regla numero 1 estamos preparados para verlas y utilizarlas. ¿Habéis visto alguna vez en la televisión a Bear Grills? Pues aún formando parte de un espectáculo, es un reputado experto en supervivencia y por lo tanto, en improvisación. Su maestría en el uso de herramientas es muy ilustrativo. En este vídeo podéis ver un experimento real de como una pila y un papel metálico, son capaces de producir fuego.

Bear-grylls

REGLA NUMERO 3: Vuelve a la estabilidad.

Una vez has superado la primera y la segunda fase, debes volver a la naturalidad de lo previsible, lo esperado. Y cuando vuelvas a interactuar con el entorno transmite el equilibrio de una situación estable. A partir de ese momento, es tu nueva realidad “prevista”.

Hay un breve cuento que compartí hace poco en mi Twitter @qmdeckler y que resume bien estas 3 reglas:

“Iba un hombre sabio por la jungla, pasó debajo de una palmera y un mono le tiró un coco a la cabeza. En lugar de enojarse y maldecir al mono, el sabio miró el coco, lo cogió del suelo, lo abrió, bebió su agua, comió su carne y con las cáscara se hizo un cuenco”

¡¡Feliz jueves!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s