La serpiente ¿es dios o el diablo?

La verdad depende de las circunstancias. No todo es igual para todo el mundo en todo momento

de la película El soldado de invierno

La verdad de los mayas

Cuando los españoles llegaron a la península de Yucatán en Méjico, encontraron una nueva cultura, que chocaba frontalmente con la que ellos llevaban.

Este verano he tenido la suerte de contemplar “in situ” esa región de Méjico tan maravillosa. Acercarse a su historia y sus monumentos es un viaje apasionante. Pero lo más impresionante de todo es conocer los entresijos que los ancianos de la zona, cuentan acerca de la relación entre los descubridores españoles y sus antepasados, y que supuso el colapso de una civilización que habitó esa zona durante más de 3.000 años.

El pueblo Maya tenía una religión politeísta, es decir, adoraban a varios dioses. Se rendía culto a estas deidades, con el fin de que las cosechas fueran propicias, las guerras fueran ganadas o la lluvia cayera del cielo.

Kukulkán, la serpiente emplumada

Dentro de esta terna de dioses, uno de los más importantes era Kukulkán, representado como una serpiente emplumada. Este Dios estaba esculpido en piedra en prácticamente todos los monumentos Mayas y para ellos, era una de las divinidades creadoras de vida, estando relacionada también con el agua, el viento y otros fenómenos atmosféricos. Incluso en sus grabados de sacrificios, Kukulkán aparecía en lugar de la sangre, ya que se sostenía que al morir la sangre germinaba de nuevo en vida, al caer en la tierra y los campos.

Kukulcansociedad-maya

Los conquistadores llegaron a Yucatán con la religión cristiana en sus alforjas, una religión que defendía precisamente, que la serpiente encarnaba al Diablo. Para estos descubridores, la cultura Maya era “hija del diablo” y por lo tanto debía ser combatida y erradicada.

¿Qué cultura defendía la verdad?

El mapa no es el territorio

La Programación Neurolingüística o PNL, sustenta una máxima que trata de mostrar que la percepción que tenemos sobre algo, puede no ser la verdad sobre ese algo. Esta idea se refleja en una frase acuñada por el lingüista Alfred Korzybski, durante la I Guerra Mundial. Korzybski era oficial del ejército ruso y el pelotón al que lideraba cayó en una depresión del terreno, la cual no aparecía en los mapas, por lo que concluyó que:

“EL MAPA NO ES EL TERRITORIO”

el mapa no es el territorio

Esta frase es precursora de la PNL, y muestra que lo que para nosotros puede ser una verdad incuestionable, para otra persona puede no serlo. La historia entre cristianos y mayas, es un ejemplo claro de cómo pretender estar en posesión de la verdad absoluta, puede llevar a un conflicto de dimensiones titánicas que en este caso, supuso el fin de una civilización. A menor escala nos encontramos a diario con ejemplos de este tipo.

Presentación3

¿Cual es tu mapa?

Percibimos la vida bajo una lente en la cual, la realidad se filtra por nuestros valores, vivencias, cultura, creencias, prejuicios, etc… Es lo que llamamos “el mapa”. La idea de la convivencia y la relación con las personas, se basa en estar abierto a mirar por la lente del otro, sin tratar de juzgar “el mapa” que está viviendo.

“La aceptación de los mapas, es la capacidad de ver la realidad

bajo el punto de vista de otra persona, sin juicios”

Nuestro propio mapa marcará los límites de hasta dónde queremos llegar en nuestra aceptación. Pero si por cualquier motivo, queremos “influir” de algún modo en el comportamiento del alguien es necesario antes, entender cuales son sus motivaciones, sus creencias, sus valores… su mapa.

Probablemente, volviendo al ejemplo Maya, aceptar un holocausto de decenas de personas en pos de que la lluvia riegue las cosechas, no sería aceptable por la cultura occidental actual, pero tampoco lo sería la tortura y quema en la hoguera de miles de personas por “herejes”. Ambas cosas ocurrieron en la misma época.

A día de hoy, no entendemos que un deportista multimillonario se muestre deprimido, hasta que por ejemplo, leemos sus memorias. O desechamos la idea de que una empresa de alimentación se reinvente en una de tecnología, hasta que conocemos la historia de Samsung.

En las relaciones sociales y los negocios es básico aceptar este principio, ya que de ello depende que podamos interactuar de manera provechosa con otras personas, otros mercados y otras culturas. La clave es aceptar que la manera que tenemos de vivir y relacionarnos con el mundo no es más que eso, una manera.

Este vídeo, aunque algo “hiperbólico”, resume bien la idea de este post:

Click aquí>>

Get_service

Un abrazo y feliz miércoles (desde mi mapa 😉

Anuncios

One response to “La serpiente ¿es dios o el diablo?

  1. Muy cierto Enrique? La mayoría de las veces no vemos lo que nos rodea. Las prisas, el egoísmo y el egocentrismo hace que no veamos el territorio y lo que es peor, a veces ni siquiera el mapa. Dediquemos más tiempo y seamos más empáticos con las personas y realidades del mundo en el que vivimos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s