Este verano, no olvides el espejo

“Todo lo que te molesta de otros seres es sólo una proyección de lo que no has resuelto de ti mismo”

Buda

                                                     

En muchas ocasiones puedes encontrarte opinando o hablando sobre las cosas que no te gustan o te molestan de alguien. Y no nos damos cuenta, de que el exterior actúa como un espejo para nosotros mismos. Únicamente ves en los demás lo que hay en ti mismo. Esto supone que si tu enfoque de lo que ves externamente es generoso, positivo y optimista, lo que verás de ti mismo será más parecido a eso; que si te mueves en opiniones o críticas permanentemente negativas.

LO QUE DICES DE LOS DEMÁS…

Existe una premisa básica que podemos aplicar desde mañana, y tenerla presente nos hará automáticamente cambiar nuestro enfoque sobre muchas de las realidades que vivimos:

“Lo que dices de los demás, dice más de ti que de los demás”

Si eres capaz de llevar esta máxima en tu cabeza cada vez que vayas a opinar sobre algo o alguien, ten por seguro que tu enfoque será siempre mucho menos beligerante y a veces, más constructivo. No se trata de convivir con cosas que nos desagradan o aceptar comportamientos que nos afectan negativamente, se trata de no enjuiciar permanentemente lo que hacen o dicen otras personas.

Hay disciplinas que nos ayudan a redescubrir otras realidades y otros puntos de vista, si tenemos en cuenta que lo que vemos en los demás es lo que somos en realidad, el proceso de comenzar a vivir en el mundo de la aceptación será más agradable.

Indiana-Jones-Cazatesoros-74502

INTELIGENCIA EMOCIONAL

La Inteligencia Emocional es la primera de las disciplinas, y se define como una habilidad para percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y las de los demás, promoviendo un crecimiento emocional e intelectual.

Corazón-regalandole-un-ramo-de-flores-a-un-cerebro

En definitiva, la inteligencia emocional busca el equilibrio en las habilidades emocionales, tanto externas como internas. Nuestro ámbito de acción siempre (sin excepción) comienza en nosotros mismos. El estímulo externo al que nos enfrentamos, muchas veces no es voluntario, sin embargo la reacción ante él sí lo es. En este sentido volvemos a poner de manifiesto que conversando con alguien que no me cae bien, o que pienso que tiene un punto de vista equivocado, mi reacción ante él estará sesgada. Prueba dos sencillos ejercicios la próxima vez que tengas una conversación de este tipo:

  1. Escúchale: que el otro perciba que le escuchas. Para ello hay una base, no hablar. Son dos cosas absolutamente incompatibles, por ello la escucha muchas veces debe ser activa, es decir, consciente. No es fácil, lo sé, no estamos acostumbrados a escuchar ya que a menudo nuestro principal problema de comunicación es que escuchamos para contestar no para entender. Aprendí esta escucha activa en mi proceso de formación como coach y hay una buena y una mala noticia. La primera es que cualquiera puede adquirirla y entrenarla. La segunda es que si no se practica se pierde. He experimentado ambas. Por lo tanto para el primer ejercicio asegúrate de que estás escuchando a la persona de verdad.

escuchas2. Reconócele: que el otro perciba que le reconoces. Es el segundo ejercicio, y es algo más complejo en este link encontrarás más detalle, pero lo explicaré de manera sencilla. Para trasladar a la otra persona que le reconoces, esto es, que entiendes que su punto de vista y/o actitud es tan válido como el tuyo, tienes que creértelo tú mismo antes. Para ello a veces es fundamental, dejar a un lado tus opiniones, creencias, sesgos, etc y poner toda tu atención en que lo que estás viendo eres tú mismo. Una vez logres aislar tu mente de ese histórico, podrás comenzar a interactuar con la persona desde el no juicio, el primer paso para que se sienta reconocido.

Aplicando estos dos ejercicios, probablemente te verás respondiendo a esa persona en vez de reaccionando ante ella (el matiz es importante)

PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA

Nos relacionamos con palabras, el lenguaje es la base de nuestra comunicación. La programación neurolingüística (o PNL) toma como base que cambiando la manera de hablar y expresarnos, somos capaces de cambiar nuestra realidad. No es el objeto del post, pero muchas de las herramientas que utiliza la PNL también poseen la capacidad de reconocer al otro (como piensa a través de lo que dice, que siente a través de sus movimientos…).

pnl

Si somos capaces de alterar parte de nuestro vocabulario o el modo de expresarnos, pensando que cuando hablamos al de enfrente nos estamos hablando a nosotros mismos, nos encontraremos en discusiones: gritando menos, escuchando más, utilizando menos “tienes que…” o “debes…” pero sobre nos encontraremos ante una conversación mucho más constructiva y útil.

SOMOS ESPEJOS DE NOSOTROS MISMOS

Así pues, aplicar refranes tan antiguos como “no hagas a otro lo que no te gustaría  que te hiciesen a ti” algo que no por sencillo, deja de ser una excelente filosofía de vida es la base para conseguir cambiar nuestros juicios permanentes y la manera de relacionarnos y opinar de los demás.

que-tienes-tu-de-mi-que-te-odio-tanto-mi-reflejo-en-el-espejo-johanna-palacio-mandragora-life-1024x682

¡¡Feliz domingo y feliz verano!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s