Enemigo mío

Un sabio saca más de sus enemigos, que un necio de sus amigos

Benjamin Franklin

Quizá porque mi padre sirvió en la Armada 48 años, el concepto de enemigo que he tenido, siempre se ha circunscrito al ámbito bélico. Cuando oigo hablar de enemigos, pienso siempre en aquellas personas que pueden llegar a suponer un peligro para mi o mis grupos de afinidad.

¿ENEMIGOS O ADVERSARIOS?

A lo largo de la historia se ha tildado de enemigo a personas, grupos, empresas, equipos… que no son más que adversarios en una determinada actividad. No hay nada más improductivo en el mundo moderno que mantener ese estatus globalmente, ya que acabas llegando a tener un enfoque personal en todas tus decisiones.

Sigue leyendo

Anuncios

Navidad, Aikido y aprendizaje

“Aprender lo básico es el último secreto”

Morihei Ueshiba

Hace unos meses comencé a practicar Aikido, un arte marcial moderno, fundado por Morihei Ueshiba y conocido como El arte de la paz. Su técnica se basa en la utilización de la fuerza del adversario para neutralizar su ataque este vídeo muestra como se materializa este principio.

Existe una norma básica en el entrenamiento mental de este arte marcial: “Haz las cosas rápidamente en tu mente y relájate completamente sabiendo que ya están hechas”. Este podría ser uno de los motivos por el que el entrenamiento mental es tan relevante y las clases comienzan y finalizan con una breve meditación, algo que me sorprendió el primer día.

Sigue leyendo

¿Qué hago? Improvisa

“La creación espontánea es la razón por la que hay algo en lugar de nada, el porqué de la existencia del universo, el porqué de nuestra existencia”

Stephen Hawking

Improvisar significa realizar algo sin haberlo preparado con anterioridad, es una habilidad inestimable en el mundo del espectáculo, en el deporte, en la empresa y en la vida en general. En ocasiones la improvisación es un juego, y forma parte de eventos como los conciertos de jazz, el teatro o los monólogos. Pero existe otra improvisación de la que vamos a hablar hoy, aquella que es necesaria para solventar las amenazas que pueden afectar a nuestra persona o a nuestra personalidad.

Paradójicamente la improvisación también se prepara y se entrena, esto nos ayuda a reaccionar ante algo inesperado asimilando la posible aparición del estrés, con objetivo de encauzar la situación de nuevo a un escenario estable. Desde mi punto de vista para salir airoso de una situación que requiera este tipo de improvisación hay 3 reglas: Sigue leyendo

Como Líder ¿satisfaces deseos o necesidades?

A veces me descubro viendo programas en televisión de los que solo hablaría en charlas muy íntimas, fue el caso que hace poco me llevó a ver al periodista José María Íñigo en “Qué tiempo tan feliz”. Contaba una anécdota sobre su compañera Carmen Sevilla. Al parecer en una de las grabaciones, cuando presentaban juntos, ella se dio cuenta de que Íñigo llevaba uno de esos “pinganillos” en la oreja; era la época en que los presentadores comenzaban a utilizarlos y Carmen dijo: “Oye ¿por qué este lleva un pinganillo y yo no?” momento en el cual el director del programa decidió, para evitar mayores problemas, ponerle uno también a ella. La sorpresa fue mayúscula cuando al empezar a rodar, Carmen Sevilla dijo en directo “Si vais a hablarme por aquí también…” (señalando su oreja) “…me lo quito ¿eh?” Sigue leyendo

El dinero no da la felicidad, tampoco en un trabajo

Siempre hemos tachado este refrán de ventajista, porque entendíamos que venía de aquellas personas para las que el dinero no es un problema. Sin embargo esta semana me he encontrado con dos noticias muy reveladoras. La primera de ellas salía publicada en expansion.com el lunes 16 y su título era: “Para motivar a los mejores no hace falta “tirar de talonario”, merece la pena leerla. Está orientada a lo que se nos viene encima si no hemos hecho los deberes como “retenedores” del talento en las empresas (ahora que parece que la cosa empieza a despegar). Sigue leyendo

Pulgada a pulgada

Pues sí, el domingo pasado hubiera sido “un domingo cualquiera”… si no fuera porque se celebró la final de la Superbowl, el cuarto evento deportivo más seguido del mundo. Nunca he entendido bien el futbol americano, y sin embargo he sentido siempre cierto magnetismo hacia él. Creo que es un deporte del futuro, donde gladiadores se pertrechan con armaduras y cascos para salir al campo de batalla. Me parece duro, complejo y espectacular. Fruto de ello seguramente, una de mis películas favoritas es “Un domingo cualquiera” dirigida por Oliver Stone y donde Al Pacino lidera un reparto maravilloso. Se muestra en ella la cara profesional y personal más dura de este deporte (quizá por ello la NFL se negó a colaborar en el largometraje).

Pues bien, en esta película se encuentra desde mi punto de vista, una de las mejores escenas de motivación de equipo que he visto nunca. Nada de sargentos, nada de autoritarismo, nada de “¿De dónde eres soldado?…” simple motivación, opciones, autoridad y cohesión. Sigue leyendo